Seleccionar página

Un ensayo clínico con pacientes con enfermedad de las arterias coronarias demostró que el consumo moderado de vino tinto puede tener efectos positivos en la microbiota intestinal y la homeostasis rédox, lo que podría contribuir a la prevención de enfermedades cardiovasculares.