Seleccionar página

Con la llegada de la primavera comienza la época fuerte de los vinos blancos. Frescos y más ligeros que los tintos, son perfectos para tomar fríos y también armonizan mejor con los platos de estas fechas, menos pesados que en invierno.