Seleccionar página

El Real Decreto publicado hoy —159/2023, de 7 de marzo— establece disposiciones para la aplicación en España de la normativa de la Unión Europea sobre controles oficiales en materia de bienestar animal, y modifican varios reales decretos.

Objetivo, mejorar el bienestar animal en las granjas

Entre las diferentes disposiciones que recoge la nueva normativa destacan:

Se prevé la creación formal de la mesa de coordinación sobre bienestar y protección de los animales.
Se establece la existencia de un centro nacional de referencia para el ámbito ganadero y acuícola, que será el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Catalunya (IRTA), en consorcio con la Universidad Autónoma de Barcelona, por un periodo de dos años.
Se modifican varias normas en materia protección de los animales en las granjas, así como de información de la cadena alimentaria y sobre el sacrificio de urgencia en explotación.
Se modifican también las normas mínimas para la protección de cerdos, con el fin de mejorar las condiciones de las granjas y el manejo de los animales, para lo que se establecen requisitos más específicos que los actuales, adaptados al actual conocimiento científico.
La norma establece nuevos valores en lo relativo a la densidad máxima de animales en las granjas y nuevas condiciones respecto de su alimentación, agua, comederos, condiciones ambientales.
También se regula sobre la disponibilidad de material manipulable para los animales, con el fin último de disminuir la necesidad de practicar el corte de colas de los cerdos. Las granjas ya existentes dispondrán de dos años para realizar las adaptaciones necesarias.
Con el objetivo de asegurar la mejora de los procesos internos de las granjas, se extiende la obligación de disponer de un plan de bienestar animal a todas las explotaciones a partir de cierto tamaño. El veterinario de explotación será el encargado de elaborar este plan, adaptado a cada granja, con lo que se extiende el uso de esta herramienta que ya existe en las granjas de porcino intensivo y de avicultura. Los titulares de las granjas dispondrán de 4 años para disponer de dicho plan.
Se modifican todos los reales decretos sobre protección de animales en las granjas —el relativo a condiciones generales y los de cría de terneros, gallinas ponedoras, cerdos y pollos de carne—, para adecuarlos a la normativa comunitaria en aspectos formales, como los relativos a los informes de los resultados de los controles y otros aspectos técnicos administrativos.

La entrada Nueva normativa para mejorar el bienestar animal en las granjas aparece primero en Diario de Gastronomía: Cocina, vino, gastronomía y recetas gourmet.